¿Qué es la dermatitis del pañal?

Un problema que suele afectar a un elevado número de bebés es el que se conoce como dermatitis del pañal. Esta afección cutánea es relativamente habitual en pequeños con edades comprendidas entre los 5 y los 15 meses, especialmente. Este problema viene originado por la acción de un tipo de hongo unicelular denominado cándida.

La micosis por cándida en la zona del pañal se produce por diversas causas. Para empezar, el sistema de defensas del organismo del bebé aún no está plenamente formado y desarrollado, por lo que el pequeño es más susceptible de sufrir erupciones e infecciones. Asimismo, hay que tener en cuenta que la zona del culito del bebé está sometida al efecto urticante de las heces y la orina lo que, unido al roce con el pañal y la temperatura, puede crear un ecosistema perfecto para el desarrollo de este hongo, aún cuando la higiene sea óptima.

Remedios frente a la dermatitis del pañal

Especialistas en el cuidado del bebé, como los que desarrollan las informaciones que se publican en el portal sobre el embarazo y cuidado del bebé Joven Bebé, recomiendan una higienización habitual de la zona como herramienta preventiva, así como apostar por el uso de pañales con una gran capacidad de absorción.

Asimismo, los expertos recomiendan dejar que la zona del culito del bebé esté al aire, al menos unas horas al día, para permitir que permanezca aireada. Obviamente, la dermatitis del pañal desaconseja la utilización de polvos de talco a la hora de limpiar al pequeño o la pequeña, ya que la acción de este tipo de productos en las heridas y erupciones pueden contribuir a aumentar la sensación de escozor.

Del mismo modo, se recomienda no usar productos y lociones que tengan alcohol en su composición, ya que pueden potenciar el efecto urticante. Si llevando a cabo estos cuidados (limpieza, aireo de la zona…) el problema persiste tras tres días de su aparición, se recomienda acudir al médico del pequeño que, en caso de que la micosis sea especialmente grave, puede recomendar a los padres la utilización y aplicación de cremas específicas o incluso medicamentos antibióticos.

Las cremas preparadas a partir de óxido de zinc suelen ser las que más habitualmente se usan, ya que protegen del sarpullido y crean una capa protectora en la zona. No obstante, es necesario aplicar una nueva película de crema con cada cambio de pañal que se lleve a cabo.