A la última en moda infantil

Si vas de compras con tus hijos por la zona turística del puerto de Barcelona tienes una parada casi obligatoria en la tienda Bóboli en Maremagnum. El establecimiento ubicado en este conocido centro comercial de la capital catalana tiene un surtido y una variedad suficientes como para equipar de sobra a todos tus retoños, sean cuales sean vuestros gustos. Además, si te quieres adelantar a la primavera que ya está en camino, te interesará saber algunas de las tendencias que dentro de poco serán una realidad en los escaparates.

En cuestión de colores se van a imponer las tonalidades llamativas. En concreto los cítricos amarillo, naranja y lima son los que más predominan en las colecciones. Por otro lado, los diseñadores han optado en algunos casos por temáticas basadas en un estilo vintage y retro, en los que el predominio de los colores azul y rojo cereza son la nota destacada.

Aunque si hay un color que destaque especialmente este año para la primavera, tanto en adultos como en moda de niños, ese es el color orquídea radiante. Esta espectacular tonalidad, violeta eléctrico o brillante, simboliza la novedad y la frescura, y lo veremos dentro de poco en todas partes.

De todas formas aún estamos en los últimos coletazos del invierno y, como quiera que todavía quedan algunas semanas de tiempo fresco hasta que lleguen los primeros calores, podemos seguir aprovechando para hacer acopio de moda de la temporada otoño-invierno. En este caso son el terciopelo, los cuadros y los abrigos acolchados los que marcan la tendencia. Es decir, una nueva vuelta a lo antiguo o vintage. Todo muy estilo college o clásico inglés, desde los más pequeños hasta la moda para adolescentes. La mezcla de colores neutros con los clásicos cálidos, tales como las tonalidades mostaza y el granate, son de nuevo de lo más trendy.

Es como una vuelta de tuerca actualizada a la moda de los años 60, por hacer un resumen. Cortes tradicionales, tejidos gruesos, vestidos con el corte princesa, rayas y cuadros y demás elementos de la estética de nuestros padres. Las modas son cíclicas, como se puede comprobar, y lo que más se lleva ahora es lo añejo.