La escultura de los niños jugando con una mariposa

Niños jugando con una mariposa es una escultura de Antoni Solà que actualmente forma parte de la colección permanente del Museo Frederic Marès.

Más detalles de la escultura

Antoni Solà fue uno de los grandes escultores europeos del Neoclasicismo. Nació en Barcelona y estudió en la Escuela de Nobles Artes. En 1803, se trasladó a Roma con una pensión de la Junta de Comercio de Cataluña, la institución fundadora de la Escuela. En Roma llegó a ser presidente de la Academia de San Luca, la máxima autoridad artística de su tiempo. En el siglo XIX sólo dos extranjeros ejercieron este cargo: Solà y el danés Bertel Thorvaldsen. En Roma, Solà se convirtió en el director de los pensionados catalanes y españoles y, paralelamente, realizó numerosas obras para nobles y príncipes italianos y españoles, como por ejemplo el príncipe Torlonia o Fernando VII, rey de España.

Escultura niños jugando con una mariposa

El museo adquirió este grupo, firmado y fechado en Roma en 1839, en una subasta celebrada en 2009. Probablemente estaba destinado a una familia de Madrid, de donde parece que procede. Representa dos niños que juegan con una mariposa, aunque, si se mira en su mirada ausente y sin vida, es posible que se trate de una obra en recuerdo de unos niños difuntos. Una posible confirmación de esta hipótesis sería la representación clásica de la mariposa de la muerte tomando su alma. La calidad de la composición confirma la merecida fama del escultor, que siempre defendió que había que buscar la belleza ideal en la imitación de los antiguos. Se trata de una de las obras más notables de la colección de escultura del siglo XIX del museo.

Si quieres conocer más detalles sobre cultura no te pierdas elblogdetubebe.com/