Contratar un mago para una fiesta infantil

Organizar una bonita fiesta infantil lleva su  tiempo. Habrá que elegir el tema de la fiesta,  la piñata, la tarta  o los dulces, las bebidas, las chucherías o gominolas y algo que marcará la diferencia, la animación. Se puede apostar por payasos, pintacaras, cuentacuentos, magos, etc. En esta ocasión, nos centraremos en la magia que siempre gusta a los niños y al mismo tiempo fomenta su fantasía e imaginación, además se pueden encontrar buenos magos en Internet mirando en este enlace.

En cuanto a las fiestas infantiles con magia, a los niños les despierta el intelecto toda vez que  el espectáculo está diseñado exclusivamente para niños. Así,  hay chistes para niños, así juegos infantiles y similares. Además, hay que tener en cuenta que la magia es cultura y es ideal  para la educación de los niños. Por ello, contratar un mago para una fiesta infantil es una buena idea. 

Se debe buscar un mago en diferentes lugares, como en la red Internet, en directorios telefónicos locales, en tableros de anuncios de tiendas locales o por recomendación de otras personas. Se trata de contratar un mago que inspire confianza y venga avalado de una forma u otra. 

Asimismo, se deben realizar preguntas específicas al mago para asegurarse que es una buena elección para la fiesta infantil. Se tiene que preguntar al mago cuánto espacio necesitará para el espectáculo, si se puede realizar en el exterior y si precisa una mesa u otros objetos o materiales. También hay que preguntar si tiene límite de tiempo y uno se debe asegurar  de que garantiza un espectáculo adecuado para la edad de los niños.

Luego, hay que confirma la fecha. Esta confirmación debe ser por escrito, también puede ser por correo electrónico, carta o contrato; el caso es que quede bien claro: día, hora y lugar. 

¿Qué suele costar un mago en una fiesta infantil? Dependerá del número de animadores, las horas contratadas, el servicio deseado, la localidad de la fiesta, etc. La mayor parte  de las empresas de animación insisten en más de un animador si hay más de 15 niños, y se recomienda para asegurar un buen control de los niños. Una fiesta sencilla con menos de 15 niños y una actuación de una hora en Madrid puede costar entre 120  y 180 euros. Si se usan guiñoles o similares  suelen costar un poco más, y si los animadores se tienen que desplazar lejos para la fiesta, el precio subirá.